Bronceadores, uso y disfrute

Hoy quiero hablaros de los bronceadores y de la protección solar.

Antes que nada, me gustaría hablaros de los beneficios de tomar el sol con moderación. Para empezar nos ayuda a activar la vitamina D que ayuda a la mineralización de huesos y dientes, también es una buena ayuda para muchos casos de psoriasis, se promueve la producción de la serotonina, endorfinas y la melatonina, lo cual nos beneficia para nuestro estado de ánimo y según algunos estudios se ha constatado la mejora en hipertensos y personas con un colesterol alto.
Aparte de los beneficios sobre el organismo, está la estética, puesto que un tono bronceado nos ayuda a disimular la flacidez, la celulitis y nos aporta un tono saludable.
Pero tenemos que tener precauciones, puesto que está más que probado el foto envejecimiento con sus efectos, las arrugas, las manchas y la flacidez. Un capítulo aparte y mucho más peligroso es la aparición de los melanomas.
Por tanto se trataría de tener los beneficios del sol sin exponernos a sus efectos dañinos, para ello debemos tener en cuenta unas normas sencillas:

No exponernos al sol entre 12 a 16 horas.
Hidratarnos bien con ayuda de agua, zumos, etc.
Aplicarnos una protección solar adecuada, que es el punto del que os quiero hablar.bronceadores1

En el mercado existe una cantidad de productos extensísima, que se pueden adaptar a nuestro presupuesto, nuestros gustos de texturas y a las necesidades de protección solar.
Uno de nuestros errores, es no aplicarnos la cantidad suficiente de protección, la cual se estima en unos 35 ml aproximadamente en todo el cuerpo.
Otro error es no re aplicarnos dicho cosmético al menos cada 2 horas y después de cada baño, aquí quiero hacer una aclaración sobre los productos water-resistant y los waterproof. Los primeros resisten bien al sudor pero pierden su capacidad protectora a los 40 minutos aproximadamente dentro del agua y los segundos tras unos 80 minutos.
La textura no incide en la protección, por tanto, leches, aceites, geles, cremas, etc. ofrecen la misma protección solar si tienen el mismo índice. Pero para pieles grasas es mejor utilizar texturas ligeras que no aporten grasa.
Debemos buscar una protección de filtros UVA y UVB, cuando vemos la nomenclatura SPF, sólo hace referencia a la protección frente a los rayos UVB, por tanto quedamos expuestos a los UVA responsables del envejecimiento cutáneo y responsables de los melanomas.
Para saber si nuestro bronceador nos va a proteger de los UVA, debemos buscar en su composición ingredientes tales como estos, que son los más utilizados en cosmética:
Avobenzone (Parsol,Eusolex, Escalol) Ecamsule (Mexoryl SX, Terephthalylidene dicamphor sulfonic acid) Meroxil SL, óxido de zinc.
Los expertos aconsejan utilizar una protección superior a la 20 y bajo ningún caso, inferior a la 15, aunque nuestra piel sea morena y esté acostumbrada al sol.

Espero que esta reseña os pueda aclarar algunos conceptos.

Reviews

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies